GUIA REAL para GANAR DINERO

Primero: No creas todo lo que ves, escuchas o lees en internet. El motivo es simple, en internet cualquier persona plasma su criterio y puede convencerte sin que adviertas las verdaderas intenciones detrás de cada palabra. De esta manera gastas tus fuerzas al perseguir sueños, a veces, inalcanzables.

Si lo que buscas es dinero rápido, gratis, sin aportar valor, sin invertir (no solo dinero sino más importante aún, tiempo), estarás en el montón de los miles que, – igual que en la Fiebre del Oro-, con un pico y una pala buscaron oro en las montañas.

Por muy simple que parezca, si quieres ganar dinero lo único significativo que tendrás que hacer es cambiar la forma de pensar. Se escribe fácil, pero transformar la mentalidad requiere un esfuerzo extra de tu parte, lo cual será recompensado con resultados por los que vale la pena la inversión.

¿Tiempo es dinero?

Segundo: No malgastes tu tiempo. Un tiempo pasado invertido de manera correcta podría ser un poderoso activo financiero generador de dinero en el presente, de lo contrario, habrá desaparecido para siempre.

Como empleas el tiempo es resultado de lo que dicta la mente, pero la mente es ¨vaga¨ y prefiere acomodarse a salir del confort de no hacer nada más que asimilar lo simple y digerible, y así pasamos nuestro tiempo en piloto automático.

Hay algo en nuestra cabeza que nos dice: ¨no deberías jugar tanto¨ o ¨debiste ir hoy al gimnasio¨, ¨ ¿No ibas a leer un libro? ¨; pero pronto te justificas diciendo que irás mañana o que leerás luego el doble, etc.

Ese algo es la conciencia y susurra en voz suave lo que SÍ es correcto en realidad, pero a la mente débil le encanta la dopamina y pierde control ante ese tipo de moléculas infectadas por diversión y placer instantáneo, lo cual no da frutos, sino que los consume.

Si aprendes a dominar tu mente y eres capaz de tomar decisiones a favor de tu futuro, esto será un descubrimiento invaluable con el cual obtendrás resultados muy positivos.

La relación del tiempo con el dinero es tan sencilla como inseparable: para crear necesitamos espacio, y este, a su vez, tiempo. El fruto de nuestras creaciones obedece a nuestros intereses. Por tanto, el tiempo es dinero para aquellos que saben y quieran convertirlo en riqueza.

Algo sorprendente es la afirmación de que existen infinitas formas para hacerse rico, a algunos les toma toda una vida, en cambio a otros solo años. Aunque el tiempo es fundamental una correcta selección de tareas a realizar en ese transcurso es determinante.

Todo parte de las ideas

Tercero: Controla tus pensamientos. De seguro estás leyendo este texto en internet y de pronto ves anuncios prometedores donde ¨ganarás mucho dinero¨, ¨alguien tiene la solución a tus problemas¨, ¨el auto del año está esperando por ti¨, y miles de promesas como estas; pero todo esto es HUMO.

¿Sabes qué pasará cuando compres el teléfono de este año, y el carro del año, y el reloj del año…? ¡Exacto! Lo que pasó 3 años atrás y lo que pasará el próximo año cuando la cámara sea diferente o la autonomía cambie en 100 km y tu vida se vuelva un círculo vicioso material dictado por la moda y las influencias. En fin, somos sus compradores y ellos, los vendedores de HUMO.

Lo brillante de este comportamiento es la autosuperación que obliga a la ¨raza de vendedores¨ a crecer científicamente y de cierta manera impulsan el desarrollo, pero a la vez atacan sin piedad puntos débiles de la psiquis humana, nos obligan a entrar en el círculo vicioso del fetichismo y es ahí donde echaremos por tierra nuestro tiempo montados en el carro del año y endeudados hasta la médula.

La salvación es dar un stop a nuestra vida y mirar hacia qué dirección va, esto es fundamental; si nos gusta lo que vemos, continuamos, pero si algo no anda bien es tiempo de aprender nuevas ideas y rectificar la ruta.

Aprender nos puede salvar, porque la capacidad para alcanzar la meta depende en gran medida del conocimiento adquirido. Pero no podemos aprender algo sin deseo y para desearlo es necesario haberlo sentido antes o al menos imaginado.

Limpia tus ojos del humo, mira hacia arriba y pregúntate qué es lo que realmente quieres, ponte en el lugar de esa persona exitosa, sé millonario en tu mente, siente la necesidad de ser mejor.

¿Ya sabes a dónde vas?

Cuarto: Plantea metas inteligentes y mantenlas. No solo bastan las metas, tienen que ser inteligentes, debes visualizar el resultado de alcanzar tu meta, sentirte en ella para entender qué pasará una vez que estés allí y logres conservarla.

Si tu meta es adquirir dinero lo tendrás, pero estoy seguro de que lo gastarás; si es crear un negocio lo podrás hacer, pero luego viene la parte más dura y es crecerlo hasta triunfar.

Cualquiera que sea tu deseo deberás plantearlo y replantearlo para que el tiempo invertido valga la pena en vez de desvanecerse. Además, algo muy saludable para las metas y que añaden combustible para seguir adelante es incluir en ellas a las personas más queridas. Una meta no debe ser solo meta, debe abarcar más que el hecho de llegar a ella. Querer todos los días algo diferente es como no dirigirse a ningún lugar en específico; cada meta, cada tarea toma tiempo y este es limitado. Cuando tengas definido a dónde quieres ir comienza a avanzar sin mirar atrás.

Hábitos ganadores

Quinto: Expande tu mente. Lo que hagas a diario determinará tu futuro y si tienes un propósito deberás encontrar las acciones correctas para llegar a él, y no todas son correctas.

Como tu objetivo es ganar dinero, con el cual podrás adquirir todo aquello que desees y darte la vida que te mereces, hay ciertas reglas y hábitos a obedecer.

Libros para alcanzar el exito, auto ayuda, superación personal

Adquirir, gastar y conservar dinero es un arte, o más bien, una ciencia que se puede aprender y aplicar. En realidad, es muy sencillo cuando se obedecen ciertas reglas que moldean su comportamiento, pero cuando se va en contra de ello, consciente o inconscientemente, no hay forma de que algo tan selectivo como el dinero llegue a ti.

Un hábito fundamental es el de la lectura y existen una serie de libros que te llevarán irrevocablemente por un camino de comprensión, donde, manejar dinero será pan comido para cualquiera que aplique sus principios.

Primero necesitas una visión, una autoestima y un convencimiento total de que puedes lograr cualquier cosa. Con el impulso suficiente una persona cabal puede llegar a donde quiera. El secreto,por ejemplo, es un libro fantástico creado con el fin de impulsar a los lectores más allá de sus capacidades imaginadas. Conocer el secreto de una vez y por todas será sin dudas una puerta que invita al éxito.

Para atravesar dicha puerta será necesario armarse de valor porque el pensamiento sin acción no conduce a ningún lugar. Convéncete con La Ciencia de Hacerse Rico del bien que podrías hacer si explotaras al máximo tus capacidades productivas. Texto escrito magistralmente por Wallace Wattles.

A sabiendas de que podemos con el mundo lo único que nos falta es la instrucción adecuada. ¡Pues busquemos instrucción! Como el tema central es el dinero, necesitamos conocer acerca de él, qué es, cómo funciona, por qué existe.

Convertirse en buen manejador del dinero requiere habilidades que cualquiera puede desarrollar luego de ser aprendidas. Robert Kiyosaki autor de muchos libros mega educativos nos dejó una joya al alcance de nuestras manos, Padre Pobre Padre Rico. Los activos, los pasivos, la deuda buena, la mala y muchas cosas hermosas reflejadas en un libro en cuanto al dinero, que hasta un niño podría entender.

Como complemento a la lectura están los videos, audiolibros, podcast o películas que te ayudarán a empaparte del fascinante mundo económico. Luego cuando comiences a ver resultados estoy seguro de que mirarás la lectura como la mejor inversión y no como pasatiempo.

Se abrirá un nuevo mundo ante ti y comenzarás a entender las cosas un poco mejor, pero solo después de adquirir un gran cúmulo de información valerosa lo cual te ayudará a tomar decisiones justas y correctas para develarte finalmente el camino al éxito.

Las experiencias de los hombres más exitosos del mundo, sus decisiones, aciertos y desaciertos, todo eso y más puedes encontrar en libros dispersos por internet. Sé que no pararas aquí y eso que buscas, si realmente lo deseas, YA ES TUYO.

El fracaso está a la vuelta de la esquina ¡Corre!

Sexto: Acepta que el fracaso es parte del camino hacia el éxito, pero no es el final. Nadie, pero absolutamente nadie llega a la cima sin tropezar. La frustración, los deseos de renunciar, la impotencia y todos los sentimientos negativos que aparecen en el camino son vulnerables a la perseverancia.

¨El que persevera triunfa¨. Si usted está buscando triunfo tendrá que perseverar inevitablemente. Haz tu fórmula, estudia y aprende de tus errores, asegúrate de visualizar las metas y elegirlas sabiamente, piensa en cómo piensas, cuestiónate, no te dejes manipular y no creas a la ligera todo lo que ves.

¿Ah, y sabes quiénes fueron los verdaderos afortunados en la Fiebre del Oro? Los vendedores de picos.

Mira estos interesantes artículos!